Publicaciones


Inicie sesión para visualizar los artículos completos


Revista SVCOT


REVISTA VENEZOLANA DE CIRUGIA ORTOPEDICA Y TRAUMATOLOGIA 2001 33 1

16/07/2016

Carta al director

Dr. Saúl Apóstol, Dr. William Añez, Dr. Rafael Paiva

Apóstol S, Añez W, Paiva R. Cartas al director.Rev Venez Cir Ortop Traumatol 2001; 2001; 33(1):91-98

Todos merecemos lo mejor de todos. Sin embargo, al laborar en un hospital del Estado Cojedes, donde lo único que hay es ganas, interpreto de mil formas el concepto aprendido en una gran escuela de traumatología (la del Hospital Universitario de Los Andes). Una fractura es igual aquí, o en el sur de California y también es igual en Berna; incluso la forma ideal de tratarla también es igual. No obstante, la realidad es otra. Aquí estoy de guardia en la emergencia y decido operar dicha fractura. Comienza una aventura caricaturesca al estilo de los tres chiflados o los locos Adams. Primer paso, hablar con el anestesiólogo. Este inmediatamente pregunta de forma sucesiva: ¿Es que no hay nada de otro servicio? ¿eso que usted va a hacer es muy largo? ¿No se podrá hacer mañana? La respuesta común a todas les preguntas es "NO". Sin embargo, continúa su interrogatorio: ¿le realizaron el HIV? ¿la prueba Machado-Guerreiro, la valoración cardiovascular? ¿No padece el paciente alguna enfermedad, de esas extrañas, que no dan síntomas a menos que lo lleven a pabellón?... ¡Como verán el anestesiólogo al igual que la fractura es igual en todas partes del mundo !!! Como coporo en lo seco - diría un llanero -, es decir, brincando de un lado a otro, logro que abran el quirófano y anestesien al paciente.